“Wedding Planner” e intrusismo

publicado en: Blog | 0

Decidí hablar sobre este tema, cuando vi cómo la osadía, el descaro y el intrusismo, imperaban de una manera tan rápida y atrevida al mismo tiempo en mi ámbito de trabajo.

Muchas personas que dicen llamarse “Wedding Planner” no tienen ni idea de lo que eso significa, de la formación y trabajo diario que requiere y, aún más grave, lo que ello conlleva en cuanto a  responsabilidad, pues significa enfrentarse a uno de los días más importantes en la vida de una pareja y en el que, por tanto, nada puede fallar.

Frecuentemente, nos encontramos personas que nos dicen que quieren organizar su propia boda con la idea de no “perderse” ni un solo momento del evento de sus vidas o que tienen miedo de no vivir tan “de cerca” todo lo que ello conlleva. Por supuesto que es una opinión respetable y nos parece que se trata incluso de una reacción entrañable que demuestra la ilusión por ese gran día. Sin embargo, creemos que es equivocada, porque el trabajo de “Wedding Planner” no consiste en ningún caso en que los novios no participen de la organización del evento o que no tomen las decisiones sobre cualquier detalle relacionado con el mismo, sino más bien todo lo contrario como ahora explico. En todo caso estas personas que deciden organizar su propia boda, no son “Wedding Planner” pero tienen todo mi respeto y admiración.

Sin embargo, el problema viene en mi opinión de otro tipo de personas, que también me encuentro en el día a día de mi profesión, pero que en ningún caso son profesionales por mucho que en su tarjeta o página web puedan llevar el apelativo de “Wedding Planner”. Personas que simplemente creen que es divertido o “Fashion” dedicarse a esta profesión tan seria, trabajos y cargada de responsabilidad.

Cuando casi nadie había oído hablar de la palabra “Wedding Planner”, exceptuando chic@s que se habían preparado en Estados Unidos o que habían vivido allí. Pocas sabían lo que significaba ser Organizadora de Bodas.

Y qué significa ser Wedding Planner u Organizadora de Bodas?. No todo es fácil y de color de rosa.

Significa: diseñar, planificar y elaborar toda la boda; Estar preparado para todo en todo momento y en cualquier lugar y tener una gran capacidad de reacción, pues pueden surgir imprevistos de última hora que, si no se resuelven bien, pueden arruinar tu gran día.

Significa: empatizar con la pareja y tener las ideas claras para llevar a cabo su proyecto; Ser un gran apoyo para ellos y alguien que les recuerde que lo más importante es disfrutar durante todo el proceso de preparación y, sobre todo, de su gran y único día. Significa ser su asesora y guía en todo momento, de principio a fin, conseguirles los proveedores más adecuados para ellos que, por supuesto, debes tener contrastados. Conseguir una boda de ensueño sin estresarse y con la tranquilidad de saber que hay un “profesional” detrás con experiencia, formación y seriedad para toda la organización y coordinación de su boda.

¿Qué puntos hay tener en cuenta a la hora de contratar a un W.P.?:

  1. No se es W.P. experimentado por organizar la boda de un amigo, familiar o la propia.
  2. No se es W.P. experimentado por hacer uno de los diversos cursos que existen online o presencial de 12 o 24 horas.
  3. No se es W.P. experimentadopor haber visto muchos programas de televisión en los que famosos W.P. nos enseñan cómo organizan sus eventos. No hay que olvidar que lo que ofrecen por televisión es un show televisivo.
  4. No se es un W.P. experimentado si lo que se hace es sólo decorar el espacio de la boda: “porque yo tengo mucho gusto” “sé lo que se lleva” “porque lo he visto en fotos de revistas”… No tenemos que olvidar que un W.P., es un profesional que une su experiencia y conocimiento a la información y gustos de los novios, creando específicamente para ellos una puesta en escena que se amolde perfectamente a  sus deseos y necesidades.
  1. No se es un W.P. experimentado: “porque tengo don de gentes”, “porque soy simpática”, ”porque yo lo valgo”… “ese día especial moveré a la gente como corderitos”, “si al fin y al cabo no se darán cuenta porque todo es fiesta”… Un W.P. tiene los tiempos muy bien definidos, así como los pasos a seguir para que “el Timming” fluya con naturalidad, sin perder la cortesía, educación o el protocolo elegido.

En resumen, esperemos que esta profesión tan bonita, seria, respetable e incluso útil socialmente, no acabe siendo desprestigiada por la utilización irresponsable de advenedizos que, pensando únicamente en su propio interés, acaben perjudicando, tanto a los que nos dedicamos a ella de manera  responsable y profesional, como a las bienintencionadas parejas que podrían caer en sus manos.

img-20160929-wa0003

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Dejar una opinión