Boda C&C

publicado en: Bodas | 0

Llevábamos tiempo queriendo hablaros de esta boda y por fin…

Que ilusión… tenemos las fotos para poder mostraros lo bonita y entrañable que resultó ya que la novia quiso celebrarla además de en su ciudad Cáceres, en su casa, dentro de poco celebrarán un nuevo aniversario.

Cristina y Carlos viven en Madrid, la novia celebró su boda en un Cortijo propiedad de la familia, situado a las afueras.

Siempre decimos que no hay nada igual a casarse en tu casa si es posible, hace que resulte inolvidable, además de resultar precioso.

La ceremonia religiosa se celebró en el Castillo-Palacio de las Seguras construido a finales del siglo XIV, propiedad de la familia de la novia Carrillo de Albornoz y que desde hace unos años pertenece a su tío, el Vizconde de Torre Hidalgo.

Es un lugar idílico en el que los jardines te envuelven y se crea una atmósfera única, donde todo luce de una manera especial.

Preparamos toda la Ceremonia con mucho mimo y cuidando cada detalle, por parte de la familia del novio contrataron un cuarteto de música en directo y los padres de la novia, cuidaron cada detalle del altar improvisado, con telas antiguas como manteles y objetos en plata de la familia.

Detalles para los invitados que al llegar, tenían botellitas de agua fresca para sofocar el calor y unos pai-pai. También al ser un jardín, las señoras podían disponer de cubre tacones.

Los padres de Cristina tienen su casa justo al lado del Castillo, resultó perfecto, pues celebrar la ceremonia en los jardines del Castillo fue muy emotivo para toda la familia además de ser un marco incomparable… parecía una boda de cuento de hadas.

La novia estaba preciosa con un maravilloso vestido de Helena Mareque, que además tuvo el detalle de venir a vestir a Cristina, además de estar invitada a la boda pues mantienen una relación de amistad.

Llevaba el pelo suelto, con un estilo muy natural… como es ella, como detalle en el pelo a modo de recogido una pulsera en oro blanco y brillantes con forma de lazo de su bisabuela haciendo juego con los pendientes.

El ramo de novia era ideal, delicado con un estilo muy natural, realizado por Siblinadeco.

Qué impresionante fue ver entrar a la novia del brazo de su padre con los niños de arras tan ideales de Labubé, todo estaba cuidado al detalle pues las dos familias son muy perfeccionistas.

La madre de la novia es estaba guapísima vestida por Roberto Diz, estuvo en todo momento pendiente y cuidando que todo estuviera perfecto.

El modisto sevillano también se encargó de los vestidos de las hermanas del novio.

La madrina también estupenda, iba con un vestido de Pilar Serra de corte clásico y mantilla.

Tenían muy claro como querían que fuese el conjunto de la boda y cada detalle estuvo pensado y cuidado.

Había un hilo conductor en cuanto a tonos, temática y estilo, por lo que la decoración tratamos de adecuarla a ello.

Al terminar la Ceremonia en el Castillo, los novios e invitados atravesaron un camino en medio del campo extremeño para cruzar hacia su casa donde sería la cena y posterior fiesta.

El catering Miguel Angel corrió a cargo del coctel y cena, como siempre que tenemos la ocasión de coincidir con ellos, les ponemos un 10, cuidan cada detalle y todo está exquisito, además de tener un servicio de camareros estupendo, son unos grandes profesionales.

Gracias a las familias y a los novios por confiar en Eme&Be, siempre recordaremos su boda con cariño.

Proveedores:

Vestido novia: Helena Mareque

Vestido madre novia: Roberto Diz

Niños/as de arras: Labubé

Catering: Miguel Angel (Sevilla)

Dj: Patricio Dominguez (Sevilla)

Fotografia: Teaser

Peluquería: Ricardo Romero

Maquillaje: Loleta

Ramo de Novia: Sibilinadeco

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Dejar una opinión